Écija – El Portal Temático Cultural

LA SINRAZÓN DEL COMUNISMO SIN MEMORIA por Francisco J. Fernández-Pro

LA SINRAZÓN DEL COMUNISMO SIN MEMORIA por Francisco J. Fernández-Pro
noviembre 14
12:56 2022
Fco. Fernández-Pro

Fco. Fernández-Pro

El problema no es la ignorancia y la mala leche de los que están gobernando España, lo peor es que es gente rucia, no sólo acostumbrada a errar sino a caminar herrada; y, como su obsesión es abarcarlo todo, la mediocridad y el sectarismo con los que actúan, han llegado hasta los sellos de correo. Nada se libra.

En efecto: a pesar de que la Comunidad Europea y sus instituciones, han condenado al Comunismo por sus crímenes contra la Humanidad a lo largo del siglo XX y XXI, recomendando su condena por todos los países democráticos del Mundo, aquí -que somos más papistas que el Papa- no sólo ignoramos la recomendación y toda la barbarie que la motiva sino que -más chulos que nadie- homenajeamos al Sistema más criminal que ha existido -y que existe-, con un sello de correo. ¡A la mierda la Historia, los muertos y las recomendaciones de Bruselas!

Cada vez está más claro que lo de la “Memoria Democrática” es un invento hecho con una plastilina, que no sólo parece barro de alcantarilla, sino que apesta que espanta.

Hablando de memoria, recupero algo que escribí, incluso antes de que Europa cayera en la cuenta de que era necesario poner a cada cual en su lugar de la Historia. Fue un pequeño artículo que titulé “El Paredón de Marinaleda”. Decía así:

          “Fue en Marinaleda. El pensamiento me sobrevino como una descarga cerrada contra aquel muro. En la pared multicolor, los niños y los jóvenes habían pintado dos banderas: una, con la cruz gamada dentro de un círculo de prohibición (condena de lo que no debe volver a ser nunca); la otra, roja -con la hoz y el martillo-, enarbolada por gente del pueblo (estandarte de lucha contra la tiranía). Los datos me acribillaron y la reflexión, una vez más, me mostró la burda manipulación de la ignorancia; el interés de algunos sectores para que la verdad sólo se estudie parcialmente; la falta de compromiso de los demócratas ante una verdad que puede resultarnos políticamente incorrecta.

“Los nazis mataron a más de seis millones de personas. Por suerte, el Mundo reaccionó y la cruz gamada quedó en la memoria, solamente como el símbolo terrible de un Sistema Político creado contra toda razón y derecho de los hombres. Pero cualquier terror es terror y los extremos se tocan y se confunden. El nazismo fue vencido y condenado universalmente; pero, ¿quién condena el otro extremo de la barbarie? ¿Cómo se puede enarbolar la bandera de un Sistema –el Comunista- tan criminal como el de las cruces gamadas?

          “Los datos son contundentes: las víctimas del Comunismo, los genocidios a manos de quienes abanderaron la hoz y el martillo, producen escalofrío. Sólo en la Unión Soviética -entre 1917 y 1987- los cálculos arrojan 62 millones de muertos. En China, 35 millones de represaliados. El Mundo, aún consciente de este disparate, no reaccionó contra el Comunismo como lo hizo contra el nazismo; y, por eso, propagó su locura totalitaria, dejando un rastro de víctimas impresionante: Vietnam del Norte, 1.600.000 muertos; Yugoslavia, 1.070.000; Camboya, 2.200.000; Corea del Norte, 1.700.000; y, así, Etiopía, Cuba, Albania, Angola, Bulgaria, Checoslovaquia, Hungría, Laos, Mongolia, Mozambique,… En total, más de 100 millones de seres humanos han sido víctimas de unos sistemas comunistas que no hemos sabido ni condenar.

          “La sangre es sangre en todas partes. La muerte es muerte, venga de donde venga; y es terrible que a los hombres traten de infundirnos una visión ético-moral tan distinta y asimétrica, respecto a los crímenes de los unos y de los otros. La utopía de una ideología no puede servirnos de excusa. Los complejos no deberían amilanarnos ante los tiranos. Si aseguramos defender los Derechos Humanos, que sea con todas las consecuencias, sin buscar justificaciones a lo injustificable y denunciando, por igual, a todos los Sistemas criminales (incluso a estos que se disfrazan de Pueblo y pintan paredes de colores).

          “Ayer sentí la descarga cerrada de la Razón y de la Justicia, contra un paredón de ignorancia que, con una cruz gamada y una bandera roja, con toda su inocencia aún intacta, han pintado los niños de Marinaleda.”

Ha pasado casi una década y estamos peor todavía: los símbolos asesinos han pasado desde las paredes a los sellos de correo (tal es la condición de los que se hicieron con el poder y ahora nos gobiernan), incluso intentan imponer una Ley para bendecir esta sinrazón y silenciar a todo el que clame por la Justicia para tantos muertos. Porque se habla de distintos muertos, de distintos mundos, de distintos colores, de distinta condición,… y, sin embargo, los muertos inocentes son todos muertos: gente a la que se le arrebató su dignidad, sin distinción alguna de paredón o de cuneta. Por eso pienso que, mientras no usemos la Razón y la Historia sin condicionantes, sin ambages y sin sectarismos, todo esto que nos quieren imponer, no dejará de ser otra cosa que el alarde vacila de una injusticia desmemoriada.

 

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

About Author

Información

Información

0 Comentarios

No hay comentarios todavía.

Lo siento no hay comentarios todavía, pero puedes ser el primero en comentar este artículo.

Escribe un comentario

Escribe un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos marcados son obligatorios *