Écija – El Portal Temático Cultural

CATILINARIA DE CORRUPTOS por Francisco J. Fernández-Pro

CATILINARIA DE CORRUPTOS por Francisco J. Fernández-Pro
diciembre 29
21:27 2022
Fco. Fernández-Pro

Fco. Fernández-Pro

Robar puede no ser pecado: puede ser lícito. Así -ante mi sorpresa- nos lo dijo Don Antonio Acosta, profesor de religión. Seguidamente, nos habló de las circunstancias de cada cual: los agravantes y los atenuantes. Aunque el fin no justifique los medios, nunca será lo mismo que robe un rico o que lo haga un pobre; que el acto se ejecute por avaricia que por necesidad. Si alguien rompe el escaparate de una tienda y se lleva un queso, no deberíamos aplicar el mismo rasero al que lo hace por ganar una apuesta que al que lo rompe por dar de comer a los hijos que le piden pan. Aquella revelación fue en el Instituto de Osuna durante el Curso 1973-74. Desde entonces, lo tengo claro y, por eso, siempre me posicioné contra todos los tarambanas oportunistas que teniendo la vida resuelta, los estudios certificados, la comodidad de un sueldo y la buchaca llena, se dedicaron al mangoneo y el despojo de la Cosa Pública. Desde Jordi Pujol y su pandilla a Jesús Gil y la suya; desde Urdangarín y la princesita hasta Bárcenas y el Bigote; desde Ruiz Mateos y su prole a Griñán y la partida de Chaves. Todos ellos sinvergüenzas empedernidos con tres denominadores comunes: la falta de necesidad, la falta de escrúpulos y la falta de lealtad, porque lo que robaron fue dinero de todos, confiado por la mayoría para que lo gestionaran con prudencia y efectividad. No sólo robaron el dinero de todos sino que, además, usaron el poder que les había dado el Pueblo al que robaron, para escamotear y ocultar -con triquiñuelas e imposiciones- el resultado de sus fechorías.

Pues bien, este es el tipo de gente a la que ahora se pretende “disculpar” legalmente. Este es el tipo de delincuentes que, sólo por ser políticos, han merecido el trabajo y la dedicación de todo un Congreso y un Senado, volcados en redimirlos de sus merecidas condenas por malversación y corrupción. En el caso de la Sedición, también. Toda esta caterva de parlamentarios, conducidos por Sánchez y sus adláteres, están modelando leyes indecentes -por faltas de criterio lógico, rasero justo y consideraciones morales- para cambiarlas por votos y, de paso, aliviar las penas de tanto cacique poderoso derrocado por la Justicia.

Ahora, mientras toda esta inmundicia sale de las cárceles, junto a terroristas criminales, violadores y abusadores, en ellas se quedarán los pobrecitos robagallinas que siempre tuvieron la deferencia de no pedirles su voto.

¿Hasta cuándo abusarán de nuestra paciencia?

 

 

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

About Author

Información

Información

1 Comentarios

  1. JOSE
    JOSE enero 01, 19:25

    Creo que le falta otro bribon emerito

    Responda a este comentario

Escribe un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos marcados son obligatorios *