Écija – El Portal Temático Cultural

LOS JUSTOS Y LOS TONTOS por Francisco J. Fernández-Pro

LOS JUSTOS Y LOS TONTOS por Francisco J. Fernández-Pro
agosto 07
09:51 2020
Fco. Fernández-Pro

Fco. Fernández-Pro

Somos justos, pero somos tontos; y no es que estemos los tontos justos, que de gilones tenemos a manojitos.

Muchas veces me han fastidiado las decisiones del Tribunal Constitucional, pero sus fallos se basaban en la Constitución y salvaguardaban nuestra convivencia; y, por eso, las he aceptado de buen grado.

Ocurrió cuando se legalizó Herri Batasuna. Al principio no entendí que un Estado Democrático reconociera a un partido político que luchaba contra él. Después comprendí que, precisamente, por ser un Estado de Derecho, la Ley sólo podía actuar contra los hechos consumados (contra los actos de terror), pero no podía condenar ni prohibir el pensamiento libre y abstracto, la ideología de quienes no habían actuado contra las leyes. Sin embargo, una vez abierta la gatera, la escalada fue progresando. La Justicia y los Derechos que emanan de nuestra Constitución, han ofrecido siempre unas posibilidades tentadoras a la manipulación de quienes no creen en ella.

Fue así cómo filoetarras, independentistas, antisistemas y extremistas de todos los colores, metieron cuchara y tenedor, para financiarse de las arcas públicas y salvaguardarse con las leyes que nos dimos cuando quisimos construir nuestra Democracia. Por eso, conceptos constitucionales como Unidad Territorial o Monarquía Parlamentaria, son vapuleados constantemente e individuos de ideologías inconstitucionales -en las que apoyan sus propuestas políticas-, acceden al poder y a las subvenciones que, según nuestra Carta Magna, el Estado de Derecho debe concederles.

Ocurrió en Cataluña cuando la filosofía independentista intentó convertirse en acción consumada. Intervino la Ley y, aparentemente frenó la intentona e, incluso, inhabilitó a Torra para cualquier cargo público. El problema es que la propia Ley es la que concede a los mismos independentistas las competencias para hacer efectivas las penas impuestas. De ahí, no sólo que Torra pueda seguir usurpando la presidencia de la Generalidad, sino el cachondeo que se traen estos maestros del birlibirloque y el saqueo con el resto de los españoles (y más aún con los catalanes no independentistas).

Lo mismo podríamos decir de los antisistemas y los antimonárquicos. Podemos pensar y exponer argumentos contra la monarquía; sin embargo, no vale todo. No se puede manipular la verdad o tergiversarla, tomando lo que me gusta de ella y omitiendo lo que no me conviene.

La corona se hizo para la cabeza: dejemos, pues, las braguetas en paz, que cada cual tiene la suya y suya será la obligación de responderle por ella a quien corresponda. En cuanto a los regalos de otros mandatarios al Rey Juan Carlos -como el palacio estival en el que hoy pasa sus vacaciones Pedro Sánchez-, tendríamos que contar con infinidad de datos que nos faltan. Por eso, precisamente, está la Ley y están los jueces… y para eso, también, es la Presunción de Inocencia (sobre todo, la de un hombre al que, todavía, nadie le imputó ninguna causa)

No obstante, creo justo en estos momentos recordar el papel fundamental que Juan Carlos tuvo, como Rey, en varias ocasiones de nuestra Historia reciente y que, si queremos ser objetivos, deberíamos tener presente, empezando por la definitiva liquidación del franquismo (que se inicia gracias a él cuando, sorpresivamente, de la terna que le presentan las antiguas Cortes para que elija nuevo Presidente de Gobierno, Juan Carlos elige a Adolfo Suárez, un jovencísimo Secretario General del Movimiento). Posteriormente, la legalización del Partido Comunista, las primeras elecciones democráticas, la Transición en paz que, definitivamente queda rematada el 23-F cuando el Rey lanza su mensaje y todo el ejército hace piña con él. Más tarde, sería  la entrada en Europa, el reconocimiento de todos los países a su figura, sus visitas por todo el Mundo recabando apoyos -no sólo diplomáticos- sino también financieros, para engrasar goznes y abrir puertas de ida y vuelta a los empresarios nacionales e internacionales, propiciar el escaparate cultural y científico de una España moderna, a través de “inventos” como la Fundación Príncipe de Asturias, su impulso a los astilleros españoles, a las empresas ferroviarias, a la Organización de países iberoamericanos, su implicación con las Olimpiadas de Barcelona o la Exposición Universal de Sevilla,… y, después de todo esto -sobre todo esto y lo que quedó en el tintero-, su gesto público de arrepentimiento, solicitando el perdón del Pueblo español por los errores cometidos como ser humano (“Me equivoqué. Lo siento: no volverá a ocurrir”).

No soy monárquico, pero reconozco que, la mayoría de las veces, me alegré de tener a Juan Carlos como máximo representante de los españoles (sobre todo, teniendo en cuenta la calidad política de los “otros” individuos que nos representaban).

Los antimonárquicos han iniciado el acoso y derribo de la Corona. Es uno de sus claros objetivos ideológicos y, por eso, es algo que la Constitución no debiera permitir: una cosa es que cada cual piense lo que quiera y otra -bien distinta- es que, para conseguir lo que se pretende, se monten campañas de difamación y manipulación, contra una de las Instituciones fundamentales y de mayor prestigio internacional de nuestro Estado.

Lo siento, pero me reitero en lo dicho: somos justos, pero pecamos de tontos. Como demócratas, debemos aceptar cualquier ideología, pero no deberíamos permitir que esas ideologías actúen contra las leyes que nos dimos para poder convivir, aunque sólo sea para poder evitar -de una puñetera vez- que nos tomen el pelo tan descaradamente y nos hagan pasar por gilipollas.

 

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

About Author

Información

Información

7 Comentarios

  1. jose
    jose agosto 08, 18:07

    Buenas tardes, todo esto se arreglaria con un referendu sobre monarquia o republica y a parti de ahi sabriamos lo que quiere la mayoria de los españoles, algo que no se hizo en su momento ,pero que un dia se podra hacer, no se si lo veremos ,lo que si tengo claro que yo personalmente aceptaria lo que saliera , y si saliera monarquia nunca jamas volveria hablar de republica,la mayoria es la que decide

    Responda a este comentario
    • Francisco Fernández-Pro
      Francisco Fernández-Pro agosto 13, 10:10

      Señor jose, permítame disentir en una cuestión importantísima. Dice usted que los españoles no han votado la Monarquía y se equivoca. Los españoles, votamos hace años La Constitución Española y, por mayoría absolutísima le dijimos SÍ a nuestra Ley de leyes que, lo primero que dice y deja claro (por eso lo hace en el Artículo Primero de su Título Preliminar):
      1.España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.
      2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.
      3. LA FORMA POLÍTICA DEL ESTADO ESPAÑOL ES LA MONARQUÍA PARLAMENTARIA.

      … Luego -¡sorpresa!-, nuestra MONARQUÍA ya ha sido votada por los españoles.

      Un saludo.

      Responda a este comentario
  2. JUBILADO
    JUBILADO agosto 08, 23:05

    Es un placer seguir sus artículos, y tentador comentarlos, D. Francisco. En este caso voy a hacerlo sobre el tema de fondo; la crisis que la familia real española ha provocado, o al menos, algunos de sus miembros.
    Comienza usted su alegato con el menos importante de los motivos de escándalo.La bragueta. Pero pidiendo que dejemos la bragueta en paz. ¿La bragueta de cada uno de nosotros se puede igualar con la real bragueta? Le recuerdo que uno de los celebres braguetazos del ahora Rey emérito nos costó a todos los españoles tres milloncejos de nada. Creo que sabe de que hablo. Si el braguetazo hubiera sido mio, me habría costado seguramente un divorcio. Pero solo a mi.
    Ha hecho usted un relato extenso de las aportaciones del monarca a nuestra democracia, pero no quiero extenderme sobre ese punto, porque requeriría otro relato aún mas extenso.
    Los antimonarquicos pueden hacer y decir lo que les venga en gana, pero desde luego no son ellos los que están desvirtuando la Corona, como todos estamos viendo atónitos.
    ¿Quien no ha sentido rubor al leer la carta que dirigió a su hijo el Rey Felipe, justificado su marcha, huida, o como se le quiera llamar?
    Le confieso, que yo como ciudadano estoy bastante indignado. Y no porque sea monarquico o republicano, cosa que a estas alturas y en estas circunstancias es absolutamente irrelevante. Solo exijo como ciudadano, que mi jefe del Estado, se comporte con dignidad, con decencia y con sentido de Estado. No creo que sea mucho pedir.

    Responda a este comentario
    • Francisco Fernández-Pro
      Francisco Fernández-Pro agosto 13, 10:20

      Amigo JUBILADO, creo que ya escribí en uno de mis artículos que no soy monárquico y que, además, después de haber tenido el honor de pasar un fin de semana junto a Don Sabino Fernández Campos, dejé de ser “Juancarlista”. Así que estoy completamente de acuerdo con usted, sólo que pienso que -hoy por hoy. teniendo en cuenta la situación que atravesamos, la necesidad que tenemos de unas Instituciones fiables y lo mucho que Felipe VI está trabajando para conseguirlo, es mucho mejor tener en cuenta todo lo bueno que nos aportó la Monarquía y rechazar la actitud de despiste y acoso y derribo, que algunos elementos mantienen, a fin de tapar vergüenzas propias, velar luces y ahumar otras realidades que nos están afectando peligrosamente.
      Un saludo muy afectuoso desde sus torres.

      Responda a este comentario
  3. Francisco Fernández-Pro
    Francisco Fernández-Pro agosto 13, 10:21

    Amigo JUBILADO, creo que ya escribí en uno de mis artículos que no soy monárquico y que, además, después de haber tenido el honor de pasar un fin de semana junto a Don Sabino Fernández Campos, dejé de ser “Juancarlista”. Así que estoy completamente de acuerdo con usted, sólo que pienso que -hoy por hoy. teniendo en cuenta la situación que atravesamos, la necesidad que tenemos de unas Instituciones fiables y lo mucho que Felipe VI está trabajando para conseguirlo, es mucho mejor tener en cuenta todo lo bueno que nos aportó la Monarquía y rechazar la actitud de despiste y acoso y derribo, que algunos elementos mantienen, a fin de tapar vergüenzas propias, velar luces y ahumar otras realidades que nos están afectando peligrosamente.
    Un saludo muy afectuoso desde sus torres.

    Responda a este comentario
  4. JUBILADO
    JUBILADO agosto 14, 22:40

    Muy de acuerdo con usted en que este no es momento para abrir el melón de República/Monarquía (nunca lo es, pero ahora desde luego que no) y hasta con que que la monarquía puede seguir dando buenos resultados. Pero no comparto que sea censurable el hecho de que haya “elemento” que la critiquen para hacer valer sus ideales republicanos. Eso es la democracia. Y mucho menos que lo hagan para tapar sus propias vergüenzas.
    A ver como tapamos que nuestro Rey emérito, nuestro Jefe de Estado, nuestro Capitán General de los Ejércitos, ande por esos mundos sin que los ciudadanos de este país sepan de que vive, si ya su hijo le ha retirado toda asignación, quien lo protege y si alguien de una maldita vez se va a dignar dar una explicación de este monumental escándalo.
    Es como dar a entender que quien critica la Monarquía es que es republicano. Y eso es malo. Y es de izquierdas, porque en este país la derecha no es republicana.
    No me negará que ese seria un buen debate. Pero para mas adelante.
    Un afectuoso saludo.

    Responda a este comentario
  5. jose
    jose agosto 15, 13:52

    Decir que la monarquia se voto en el 78 , es decir verdades a medias y usted lo sabe, el rey emerito ha sido toda su vida un vividor con la braguetay con las comisiones, otras personas en este pais por menos estan en la carcel, esta claro porque su yerno es otro ladron y esta en la carcel,tuvo un buen maestro y con respeto a republica y moonarquia algun dia sera el momento
    Al emerito le llamaban bonachon y a su hijo el preparao, dime de que presumes y te dire de que careces
    Salud y republica

    Responda a este comentario

Escribe un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos marcados son obligatorios *